El alma gemela de Freddie Mercury el amor de su vida

| |

Descrita por el cantante como su más grande amor, luego pasaría a ser su mejor amiga y posteriormente la heredera de toda su fortuna Mary Austin fue la persona que logro conquistar y desnudar el corazón y el alma del prodigioso cantante, siendo ella la única en la que Freddie confiaba, no es casualidad que sea ella la única que sabe donde descansan sus restos.

Siendo Mercury una estrella mundial de la música y una persona exuberante, conocido aparte de su gran y potente voz por su estilo de vida extravagante, sus fanáticos alrededor del mundo le tienen culto al artista, con el lanzamiento de la película biográfica del cantante muchos son los jóvenes que han encontrado en Mercury no solo una celebridad musical, también se han identificado con su vida.

Mary Austin mujer misteriosa pero que logró atrapar al gran Freddie, es graduada de arte y diseño gráfico, viene de una familia humilde siendo su madre empleada del hogar y su padre vendedor en una tienda. Conoció a Mercury cuando tenía 19 años de edad y meses después se mudó con el cantante en Kensington a un apartamento, en ese momento Mercury ya comenzaba a dar sus primero pasos con Queen.

Mercury quería casarse con la chica humilde diseñadora gráfica y poco tiempo después de vivir juntos le pidió matrimonio, pero este compromiso nunca llegó a concretarse. Freddie cada día más comprometido con su carrera musical y su banda Queen comenzó a tener éxito y fama que iría creciendo como la espuma de manera rápida y vertiginosa.

Freddie Mercury y el amor

Esto hacía que el cantante comenzará a estar mucho tiempo fuera de casa y ocurriera un distanciamiento en la relación, comenzaron las discusiones día tras día, Austin reclamaba más tiempo de su pareja y Mercury estaba más comprometido con su banda.

En una de tantas discusiones Freddie confiesa que es bisexual y en ese punto hay un quebranto en la relación amorosa, mas no en su amistad, al contrario se fortalece más, ya que ambos tenían un lazo muy fuerte de cariño.

Era tanto el amor que Mercury le tenía a Mary que siempre la trataba y la llamaba como su esposa, él mismo expresaba que su relación era de un matrimonio, y que ninguna persona cercana a él o alguno de sus amantes podría suplantar a Mary Austin, era sencillamente imposible, ya que su amor era incondicional, no solo lo decía, lo demostró en muchas ocasiones, le dio un trabajo administrativo en Queen, y también se compró una casa al lado de la de ella para poder verla todos los días.

Vida privada de Mary Austin

Mary hizo su vida, se casó y tuvo 2 hijos, pero esto no fue impedimento para siempre estar ligada a la vida del cantante en todos sus aspectos, Mercury siempre buscaba su apoyo en momentos de mucha tensión en su vida, inclusive, Mary Austin fue la primera persona que se enteró que Freddie tenía sida. Fue para él un momento muy duro que solo quiso compartir con la persona que siempre amó.

En el año de 1991 el testamento de Freddie Mercury mostró el gran amor que sentía por Mary, allí estaba escrito la riqueza que el cantante dejó a su primer amor. La mitad de toda su fortuna, su mansión en Kensington que consta de 28 habitaciones y todas las ganancias por derecho de autor.

El primer amor de Mercury vive hoy en la mansión donde vivió y murió la estrella de Queen, se deja ver muy poco y en ocasiones se muestra fuera de la mansión, sitio de culto por los fanáticos de la legendaria banda Queen y que actualmente ha recibido más visitas de lo usual gracias a la película estrenada hace poco de su biografía titulada Bohemian Rhapsody.

Teniendo en cuenta lo taquillera de la película biográfica y con el resurgimiento de la banda gracias a la misma, las regalías por los derecho de autor se estiman que han llegado a más de 50 millones de euros, parte de ese dinero destinado a la diseñadora gráfica y primer amor de Mercury Mary Austin.

El amor tuvo gran impacto en la vida del cantante

El primer amor del mítico cantante es una de las personas más deseadas por periodistas y biógrafos, por los tantos secretos y vivencias que en su ser compartió con el icono vocalista de Queen, pero seguramente todas esas historias compartidas con el cantante quedaran en su mente y en sus recuerdos, ya que Mary Austin ha jurado no contar nunca todo lo que vivió con Mercury, así como el secreto mejor guardado en la historia de la música, en donde fueron esparcidas las cenizas del cantante.

Muchas son las teorías, en su mansión o en su lugar de nacimiento, solo ella lo sabe y seguramente se lo llevara a la tumba.

Previous

Michael Jackson – El Rey del Pop

Ozuna – El negrito Ojos Claros

Next

Deja un comentario