La música mueve al mundo, eso está más que comprobado. Además, une a las personas. No importa ni siquiera el idioma para disfrutar de buenas melodías en cualquier parte del planeta. Cada momento de la sociedad tiene una influencia particular en el comportamiento y preferencias musicales de las personas. Por esa razón, los especialistas han puesto etiquetas o nombres a las generaciones.

Una de las más mencionadas en estudios, es la de los millenials, que son las personas que nacieron entre 1981-1996, y se puede decir que pertenecen al grupo de individuos a los que les ha tocado crecer en medio del origen de la digitalización como tal y cambios sociales debido al desempleo.

Precisamente, es esa evolución tecnológica lo que ha tenido un importante impacto en la música que escuchan los también llamados de la Generación Y, pues han ido de la mano con el lanzamiento e instauración del streaming, o transmisiones en línea de contenido audiovisual.

Es así, como los expertos en estudios de comportamiento social indican que los millenials se caracterizan por su gusto musical hacia los ritmos más sencillos, aun sin dejar de lado las pautas de consumo que han surgido con los años. De este modo, también se decantan por música bailable y repetitiva, llena de emociones al borde, existiendo una clara cercanía entre las edades de los cantantes y su público.

Otro aspecto que es muy valorado por los millenials a la hora de escuchar música, es que desean sentirse plenamente identificados con sus artistas favoritos, y una forma de hacerlo es a través de la moda. Al millenial no le basta con oír su melodía preferida, sino que quiere verse reflejado en las prendas.

Pero… ¿qué oyen?

Se han realizado muchos estudios sobre el comportamiento social de los grupos según su año de nacimiento y el entorno en el que crecieron. Uno de esos aspectos que se evalúan es el gusto musical. En los millenials existe mucha variedad, pues se ha determinado que a veces, no son capaces de decir claramente qué género les crea más empatía. Este panorama empuja a la industria musical a tomar acciones profundas y óptimas para poder cubrir a este sector.

Pero, hay balances recientes sobre el tema de la música que oyen los millenials y arroja que existe un amplio gusto por el pop rock. Por ejemplo, hay una gran preferencia hacia la banda Foo Fighters, Kings of Leon y Green Day, es el reflejo de ese toque de rebeldía que imperaba en los años en los que nacieron y crecieron los miembros de la Generación Y.

También aparecen en las listas de preferencias The Killers, Two Door Cinema Club y Phoenix. Ocurre que los millenials tienen una importante influencia de sus propios padres o familiares adultos que nacieron en los años 50. De esta forma, hay jóvenes nacidos entre los 80 y 90 que son fanáticos de bandas legendarias como The Beatles, pero también hay un gusto hacia artistas más recientes como Taylor Swift.

La música en español, especialmente la contemporánea, sigue llamando la atención de los millenials, quienes optan por artistas mexicanos, argentinos, chilenos o hispanos en Estados Unidos.

La radio tiene mucho que ver

Los estudios realizados por expertos apuntan que los millenials también han recibido una influencia importante en su formación musical gracias a las estaciones de radio. Una buena parte de este grupo de ciudadanos creció oyendo a locutores comentando sobre música del momento.

En la actualidad, y gracias al boom del streaming, ahora este grupo de personas consume las melodías directamente desde sus dispositivos inteligentes como los teléfonos, tabletas y computadoras. Descargar el material les ha servido para guardar la música que les gusta y reproducirlas cuando quieran, desde cualquier lugar donde estén.

Los millenials se sienten atraídos por ritmos movidos, pero también contribuyan a incentivar la relajación para mantenerse tranquilos, sin el estrés abrumador que existe en la actualidad. Esos sonidos son acompañados en la mayoría de los casos, por letras reveladoras y transgresoras, pues es una manera de fijar posición sobre algo. Es una declaración pública.

El estilo y comportamiento del artista también resultan fundamentales dentro de la selección de la música de los millenials.

Muchos portales web especializados en música, han hecho listas de temas o canciones con las que los de la Generación Y podrían identificarse, pues cumplen con todos los requerimientos que les gusta.

Se pueden mencionar por ejemplo:

  • “#SELFIE”, del dúo The Chainsmokers. Es una canción que rápidamente se volvió viral gracias a la influencia de las redes sociales. Simplemente, fue amada tanto por los millenials como por otras generaciones. ¿Quién no ama las selfies?
  • “Stressed Out”, Twenty One Pilots. Es una fantástica mezcla de varios géneros en una sola canción: rap alternativo, electropop, indie pop y rock. Y es que se convirtió en un himno para expresar los sentimientos de los jóvenes sobre lo abrumador que puede ser la adultez.
  • “Adventure Of A Lifetime”, Coldplay. Se podría decir que Coldplay no es una banda que todo el mundo ame, pero realmente ha sido capaz de publicar melodías que forman parte del soundtrack de la generación millenials. Nadie puede negar que alguna vez ha coreado una de sus canciones.
  • “Magnets”, Disclosure ft. Lorde. Uno de los temas más inolvidables para la cultura pop. Esta colaboración pasará a la historia por contar con la voz juvenil más potente e intensa de una vocalista femenina.

El estilo de vida “tecnológico” que define a los millenials les ha dado una etiqueta de poco gusto, el de las personas a las que no les importa el futuro, sino vivir el presente y por ello, es una de las peores generaciones.

Por supuesto, que esto es excesivo. Aunque está claro que las generaciones tienen unas características específicas, generalizar es muy inadecuado e impropio.

Mientras tanto, los de la Generación Y siguen de la mano de los avances tecnológicos y agregando más y más música que les sirva de voz ante los reclamos.